Inmovilizado material

Linkedin

En el nuevo Plan General de Contabilidad el inmovilizado material integra aquellos bienes inmovilizados que tienen una directa vinculación con la actividad económica de la empresa, quedando fuera de esta partida las inversiones inmobiliarias y los activos mantenidos para la venta que deben reclasificarse en otras partidas.

La valoración inicial de los bienes comprendidos en el inmovilizado deberá ser su precio de adquisición o el coste de producción de los mismos. Como novedad respecto al plan de 1990 se incluirán dentro de los mismos las estimación inicial del coste de desmantelamiento. Deberán asimismo incluirse dentro de la valoración los gastos financieros en que se incurra hasta la puesta en funcionamiento de los mismos. Hay un tratamiento particular para las permutas y las aportaciones de capital no dinerarias.

Posteriormente el valor de los bienes del inmovilizado habrá de minorarse con la amortización acumulada de los mismos y el importe de las correcciones por deterioro que se produzcan.

Los bienes se darán de baja en el momento de su venta o cuando ya no se espere obtener rendimientos económicos de los mismos en un futuro.

Sumario

1. Valoración inicial

1.1. Precio de adquisición

1.2. Coste de producción

1.3. Permutas

1.4. Aportaciones de capital no dinerarias

2. Valoración posterior

2.1. Amortización

2.2. Deterioro del valor

3. Baja


1. Valoración inicial

Los elementos de inmovilizado material se valoraran por su coste, ya sea el precio de adquisición o el coste de producción. Únicamente se incluirán en el precio los impuestos indirectos cuando estos no sean recuperables.


1.1 Precio de adquisición

El inmovilizado se valorará a su precio de adquisición. El precio de adquisición está formado por la suma de los siguientes conceptos:

Precio de compra del elemento

-  Descuentos obtenidos en el momento de la compra

+ Gastos adicionales hasta la puesta en funcionamiento

+ Gastos financieros (cuando el periodo de puesta en funcionamiento sea superior a 1 año)

+ Valor actual de las obligaciones futuras (costes de restauración o desmantelamiento)


1.2 Coste de producción

El coste de producción de un elemento del inmovilizado está formado por los siguientes conceptos:

Precio de adquisición de las materias primas y otras materias consumibles

+ Costes directos imputables a la producción del elemento

+ Costes indirectos correspondientes al periodo de producción que sean imputables

+ Gastos financieros (cuando el periodo de producción es superior a 1 año)

+ Valor actual de las obligaciones futuras (costes de restauración o desmantelamiento)


1.3 Permutas

Un bien del inmovilizado se adquiere por permuta cuando se recibe a cambio de la entrega de otros bienes  o de una combinación de otros bienes y activos monetarios.

Las permutas pueden tener carácter comercial o no comercial. Se considera comercial si cumple las dos condiciones siguientes:

a) La configuración de los flujos de efectivo de los activos permutados difiere

b) El valor actual de los flujos de efectivo de las actividades de la empresa se modifica

En el caso de permutas comerciales la valoración del elemento recibido será el valor razonable del activo entregado mas las contrapartidas monetarias entregadas.

En caso contrario la permuta se considera no comercial y el elemento recibido debe valorarse por el valor contable del elemento entregado mas las contrapartidas monetarias entregadas.


1.4 Aportaciones de capital no dinerarias

Para las aportaciones de capital no dinerarias (entregas de bienes por los socios o accionistas de la empresa a cambio de acciones o participaciones) se valorarán por su valor razonable en el momento de la aportación conforme con lo señalado en la norma sobre transacciones con pagos basados en instrumentos de patrimonio.


2. Valoración posterior

Posteriormente los elementos de inmovilizado material se valoraran por su valor inicial menos la amortización acumulada o las correcciones por deterioro que tengan.


2.1 Amortización

La amortización de un bien tiene por objeto compensar la depreciación que sufre el mismo por su funcionamiento.

La amortización habrá de hacerse de forma independiente por cada bien. Asimismo habrá de amortizarse de forma independiente cada parte de un elemento que tenga un coste significativo en relación con el coste total.

Para fijar la amortización se habrá de tener en cuenta 3 conceptos diferentes: valor residual, vida útil y vida económica.

Valor residual: es el importe que la empresa espera obtener del activo al finalizar su vida útil en la misma.

Vida útil: es el período durante el cual la empresa espera utilizar el activo.

Vida económica: es el período durante el cual se espera que el activo sea utilizable por uno o más usuarios.

El método de amortización que se use será el que determine la empresa.


2.2 Deterioro del valor

Al finalizar cada ejercicio la empresa deberá evaluar si el valor contable de un activo es superior a su importe recuperable. En caso de suceder esta situación la empresa deberá dotar una pérdida por deterioro del elemento.


3 Baja

Los activos inmovilizados se darán de baja en el momento de su enajenación o cuando ya no se espere obtener mas rendimientos económicos en el futuro de los mismos.

La diferencia ente el importe que se obtenga del inmovilizado, una vez descontados los costes de venta, y el valor contable del mismo determinará si hay un beneficio o una pérdida en la baja del elemento.

Saber más


Diseño web Hacce Soluciones TIC